SINDICATOS MARCIANOS

Antes o después, todos nos hemos dado cuenta que la cosa va muy en serio. Ya no apetece recordar las bravatas, no tan lejanas en el tiempo, de un Presidente del Gobierno hundido por el peso de la hemeroteca, lapidado a sí mismo por el rebote de los pedruscos lanzados en forma de titulares optimistas y grandilocuentes, y que hoy suenan a broma pesadísima. El huracán de esta crisis se ha llevado a muchos por los aires, y al resto nos ha obligado a replantearnos completamente el plan de viaje previsto. Los que conservan el puesto de trabajo tienen que esforzarse más para ganar lo mismo, o menos. Las empresas plantean reducciones salariales y los empleados aceptan, cabreados, pero aceptan, porque saben que lo siguiente puede ser el cierre. Siempre habrá una minoría de empresarios sin escrúpulos, pero la gente no es idiota y sabe cuándo su empresa está con respiración asistida. Los funcionarios han visto reducidas sus nóminas y aumentada su carga de trabajo por la reducción de personal laboral y la amortización de plazas de compañeros que se jubilan. Están fastidiados, como todos, pero de momento no han tomado La Bastilla.

También se ha visto afectado el sentido común, que la necesidad ha vuelto a poner de moda, esperemos que por mucho tiempo. Aunque te lo fueran a conceder, la gente ya no acude al banco a por un crédito para llevarse a toda la familia de vacaciones a Disneyworld. Ya nadie te explica con gesto serio que prefieren cambiar de coche cada tres años porque a partir del cuarto pierde mucho valor en el mercado de ocasión. Y han desaparecido los promotores a media jornada que, por las tardes y desde el salón de su casa, se afanaban en pegar dos pelotazos para retirarse a los cincuenta.

Y finalmente está la estética. Grandes corporaciones han reducido las retribuciones de sus consejos de administración en un treinta por ciento. Los ricos siguen haciendo fiestas, pero ya no quieren salir en la crónica social. Warren Buffet dice que le tienen que subir los impuestos por solidaridad, sí, pero también preocupado porque si el sistema cae él tiene mucho más que perder. Los políticos miran los precios de la carta antes de pedir al camarero, y se lo piensan mucho antes de enviar el coche oficial a recoger a los niños al colegio. Incluso los más espabilados de los grandes partidos no dejan de vigilar los negros nubarrones en el cielo, ni de escuchar los tambores en la calle, y llegan a plantear las listas abiertas.

El mundo entero está cambiando, pero los sindicatos en España parecen extraterrestres llegados a nuestro planeta no se sabe bien con qué misión. Uno escucha a Toxo y a Méndez a dúo en la tele y se acuerda de Trancas y Barrancas, los muñecos de El Hormiguero: puro sentido del humor. La opinión que deberían tener en cuenta sobre sus “inexistentes” liberados sindicales no es la de la patronal de empresarios, ni la de un articulista liberal, ni la de la “ultraderecha” mediática, sino la del resto de trabajadores que, quieran o no, ceden sus horas sindicales a sus abnegados representantes. Mientras el resto se arremanga en mitad del temporal para evitar que la nave se vaya a pique, a ellos se les “criminaliza” por pedirles que baldeen también unos cubos de agua. Obviaremos aquí el exabrupto del líder de UGT en Baleares, Lorenzo Bravo, que se califica por sí solo, pero su desproporcionada reacción ante la propuesta de reducción de liberados sindicales lo deja como el director de la orquesta del Titanic, con el agua por los sobacos pero levantando bien los brazos para no dejar de mover la batuta aunque ya no queden ni los músicos. Dudo que la imagen de los sindicatos sea ya recuperable después que sus líderes se hayan fumado tranquilamente tantas pipas en cubierta mientras el barco encallaba en los arrecifes de los cinco millones de parados, pero al menos deberían hacer como los millonarios: disimular un poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: